Llegas a tu oficina bancaria, la de toda la vida, y el director sale inmediatamente a recibirte. Te quedas totalmente sorprendido, halagado, te sientes importante y te das cuenta de que estás en tu sucursal de siempre, en tu casa. Desconoces cómo ha sucedido, pero ahí estás, hablando con él de la familia, del partido del día anterior… y después tratáis temas financieros que te preocupan.

ebeaconsEsto no nos sucedía antes, y no importaba ni a los clientes ni a los mismos directores de las oficinas bancarias. La situación es posible gracias a los iBeacon. Al entrar en la oficina, una baliza de minúsculas dimensiones ha enviado una señal a nuestro dispositivo móvil y éste, a su vez, ha alertado a la App del banco que tienes instalada en él. La App, sin perder un segundo, ha enviado un mensaje a los servicios centrales de la entidad financiera y ésta ha remitido una notificación al teléfono del director. Han pasado tres segundos.

Podemos ir más allá.

Tenemos una cita confirmada con nuestro gestor del banco para tratar un tema relacionado con ese coche que nos queremos comprar. Llueve. Hemos salido antes de casa con previsión de encontrarnos tráfico, pero hemos llegado con quince minutos de antelación. Al entrar en la oficina, el teléfono ha vibrado en nuestro bolsillo. Lo cogemos, lo vemos y nos pregunta si queremos avisar al gestor de que estamos allí. Pulsamos sobre la notificación, la App se abre, y enviamos un “Sí” al gestor. Éste, a su vez, nos responde casi de forma inmediata diciéndonos que está con otra visita pero que sale en diez minutos. Vamos bien de tiempo.

¿Por qué los iBeacons van a ser un puntal importante en la estrategia de la banca?
Esta tecnología va a complementar NFC para todo lo relacionado con los micro pagos, pero las posibilidades que dan los iBeacon en las oficinas bancarias no pueden sino mejorar la experiencia percibida por los clientes en ellas. Desde una atención personalizada de los gestores y los directores, a la posibilidad de solicitar ayuda en eventos o centros culturales de sus fundaciones, pasando por la recepción de información personalizada directamente en nuestro dispositivo dependiendo de dónde nos encontremos. Y no quedará ahí. En cualquier tipo de negocio que use los servicios de la entidad financiera, será posible usarlos para funciones inimaginables gracias a la detección de la proximidad. Los iBeacons se pueden usar con dispositivos iOS y ahora también con Android. Seguro que en breve será posible también con Microsoft.

ok iBeacons

¿Y el impacto en los usuarios y consumidores?
Sencillo: Hasta donde nosotros lo permitamos. Me explico. Los iBeacons sólo alertarán a la App de la entidad financiera si nosotros lo queremos así. Desactivando Bluetooth o la localización o la actualización en segundo plano (esto en iOS, ahora no caigo si también en Android), o las tres, o una combinación, qué más da, haciendo eso, ya no estaremos localizables. Así, nosotros decidiremos cuando queremos participar de esa experiencia. Nosotros tenemos la última palabra para aceptar que el director de la oficina sepa que hemos llegado o que la persona que nos espera en esa cita concertada pueda obrar en consecuencia cuando sepa que ya estamos ahí, aunque sea antes de la hora. Nosotros, y sólo nosotros, permitiremos que nos envíen descuentos o información que pueda interesarnos a nuestros dispositivos.

La privacidad de datos es un handicap de la tecnología, pero en muchas ocasiones y, sobre todo, con las entidades de confianza, esa privacidad será más cosa nuestra que de ellos.

maxresdefaultEl futuro está en los iBeacons
A buen seguro que en breve dispondremos de iBeacons que tendrán un coste de 1 euro. Estos dispositivos estarán al alcance de cualquier compañía y los encontraremos por todas partes. Nos van a invadir: Bancos, grandes y pequeños comercios, garajes, centros de ocio, hoteles, aeropuertos… En todas partes.

La oferta con los iBeacons es infinita, ya se mostró también en un post anterior en este blog, lo que empezamos a ver ahora es la punta del iceberg. Dentro de nada habrá grandes redes de iBeacons localizadas en los negocios que permitirán recoger ingente volumen de información (anónima en la mayoría de los casos y no tanto en otros) que tendremos que combinar con Big Data y Analytics sin olvidar el uso por las redes sociales.

Bien utilizados, nos permitirán acceder a aquello que queremos consumir de una forma más ágil y sencilla.

Ahora más que nunca, toma fuerza lo que dijera Nicholas Negroponte: “Computing is not about computers any more, is about living.

Alex López (ameu8)
@alex_lopezt