Hace sólo un par de días que LinkedIn anunciaba la compra del agregador de noticias Pulse por la nada desdeñable suma de 90 millones de dólares. Así, la red profesional pretende ganar relevancia en la distribución de contenidos y plantar cara a otras redes sociales. Pulse, creada en 2010 por dos estudiantes de Stanford, cuenta con más de 30 millones de usuarios. Esta operación da una idea de la relevancia de los lectores y de las posibilidades que ofrecen y hoy, hablaremos de algunos de ellos.

Netvibes: Es un escritorio virtual que organiza las fuentes por columnas y que nos permite personalizarlo según nuestros gustos. Podemos guardar búsquedas por palabra, añadir los feeds que la propia plataforma ofrece (son miles) o ingresar manualmente nuestras propias fuentes. Además cuenta con diversos widgets que nos permiten integrar otros servicios: desde Flickr a Craigslist o nuestro correo electrónico y, por supuesto, cuenta con el botón correspondiente para compartir en Facebook, Twitter y otras redes sociales. La versión específica para empresas ofrece datos estadísticos, tendencias y posibilidad de monitorizar nuestros propios feeds, así como comparar y automatizar la información en tiempo real que se genera sobre nuestra compañía dentro y fuera de la misma.

Feedly: Si ha habido alguna herramienta beneficiada por el cierre de Google Reader ha sido Feedly que ganó 500.000 nuevos clientes (ellos los llamaron “refugiados” en su propio blog) en tan solo 48 horas tras conocerse la noticia. Al mes siguiente anunciaron a bombo y platillo que superaban los tres millones de usuarios. Al igual que otros lectores permite buscar, clasificar y compartir contenidos de un modo rápido y muy intuitivo. Uno de sus puntos fuertes es la usabilidad en las versiones móviles (iOS y Android)

Flipboard: Diseñada en origen para iPad y otros dispositivos Apple, Flipboard atendió la llamada de los usuarios de Android y, desde junio de 2012, ya está disponible para ellos. Su diseño, a modo de revista, ha enamorado a millones de personas que casi no pueden vivir sin ella. Permite agregar múltiples fuentes y cuentas de usuario, así como compartir con celeridad. Una de sus mejores bazas, especialmente para empresas, es la posibilidad de crear revistas personalizadas y hacerlas públicas para que otros usuarios puedan suscribirse, comentar o darle a “me gusta”. La actividad que se genera alrededor de nuestro flip se puede monitorizar en tiempo real.