A quiénes mucho elucubran sobre el valor en Bolsa de Facebook, su sobrevaloración o su entrada en una etapa de decrecimiento tras el incontestable reinado mundial en las redes sociales, se les suele escapar algo que, a los que vivimos a diario con los dispositivos móviles, no nos es ajeno.

Facebook lo ha hecho fatal en su estrategia de movilidad. Y esto es uno de los motivos de su falta de fuelle en Bolsa.

En uno de nuestros primeros posts en este blog ya dijimos algo que ahora nos viene bien recordar: es falso que el futuro sea móvil. El presente YA es móvil. Y se puede apreciar en múltiples frentes de todos los ámbitos; desde los datos macroeconómicos que hablan del crecimiento de la inversión en marketing móvil hasta actos tan livianos y cotidianos como constatar que lo que molesta en el cine ya no son las palomitas.

Facebook se ha equivocado en el diseño y construcción de sus apps, para iOS y para Android. Para iPhone y para iPad. Para suarios normales y para administradores de fanpages. Y así lo ha reconocido el propio Mark Zuckerberg.

En el reciente TechCrunch Disrupt en San Francisco, Zuckerberg reconoció que tanto él como la empresa habían apostado equivocadamente durante dos años por la construcción de aplicaciones móviles que pueden ejecutarse en muchos tipos de dispositivos, en lugar de escribir código nativo. El famoso debate que también hemos ilustrado en este blog en alguna ocasión.

Instagram_Facebook_Zuckerberg-580x439

Pero eso no es todo. Hay algo en las apps de Facebook que no funciona.

El mes pasado Facebook anunció una actualización app para iPhone y iPad, adoptando una implementación nativa en lugar de HTML5 con el fin de mejorar su rendimiento tras las críticas generalizadas que sus apps eran lentas y propensas a errores. Facebook también está trabajando en renovar la app para teléfonos con software Android.

Y la cuestión parece ser que la compañía está en medio de un ciclo de cambio que pretende optimizar los ingresos por publicidad a través del móvil. Zuckerberg está convencido de que Facebook hará más dinero a través del móvil que del escritorio en el futuro, pero no tiene una visión específica de cómo optimizará las apps para conseguirlo. Facebook está, en este sentido, en una encrucijada y compras como la de Instagram demuestran que van a hacer lo imposible por no perder… el móvil.