Fue el primer banco de Australia en lanzar una versión online allá por el año 1995, y en 2009 hizo lo mismo con la banca móvil. Ahora, fiel a su espíritu pionero, el St. George va a repetir hazaña siendo el primero en implantar la tecnología iBeacon en sus sucursales repartidas por todo el país. Este sistema, del que ya hemos hablado en otras ocasiones en el blog, servirá para dar un mejor y más personalizado servicio al los clientes e interactuar con ellos.

St. George AustraliaDurante los meses de mayo y junio, se han estado realizando pruebas en su red de locales de Sidney. Cada vez que un usuario accedía a una de las oficinas del banco, recibía un mensaje de bienvenida así como información ajustada a sus necesidades en su smartphone o tablet. El receptor, por su parte, podía responder o rechazar la interacción con un simple clic. Además de probar la tecnología iBeacon, este experimento quería recabar información de los usuarios que permitiera adecuar este servicio a sus necesidades así como valorar hasta qué punto se ajustaba a las mismas.

“El futuro de nuestro negocio pasa por anticiparnos a las necesidades del cliente, tratando de descubrir qué es aquello que le importa y actuar de tal modo que le agrademos y le sorprendamos” señaló George Frazis, Director General de la entidad.

St. George Australia

Introducir la tecnología iBeacon ha supuesto un gran esfuerzo para el St. George pero, según sus responsables, una inversión necesaria para seguir estando en la vanguardia tecnológica dentro del sector de la banca. Además, los datos recopilados durante las pruebas han ampliado el conocimiento sobre el cliente y sus hábitos por lo que ahora cualquier gestión bancaria se podrá hacer de un modo más simple y rápido.

St. George AustraliaÉsta no es la única novedad tecnológica de uno de los bancos más importantes de Australia. Recientemente han anunciado que están desarrollando un sistema que permitirá integrar la banca móvil, como un sistema único, en todos los canales de comunicación con el cliente y que esperan tener completamente implementado para 2015, convirtiéndose en un banco “sólo móvil”. Si ya fueron los primeros en la banca online, serán los primeros en prescindir de ella. Por último, no podían dejar de lado los tan de moda weareable devices y han desarrollado una app para smartwatches con la que los usuarios podrán consultar sus balances, ver cuál es el cajero más cercano y las instrucciones para llegar a él vía GPS… La banca del futuro ya está aquí.