Si atendemos a las estadísticas, encontrar un taxi en una localidad española es mucho más sencillo que hacerlo en cualquier otra ciudad de Europa, concretamente es casi el doble más fácil. Con alrededor de 70.000 taxis registrados, superamos con creces la media de nuestros vecinos y en ciudades como Madrid, Barcelona o Tenerife la proporción de taxis por cada 1.000 habitantes es de 4,8, 6,5 y 4,9 respectivamente, frente a un 2,4 de media en las principales capitales europeas. Sólo Zaragoza, Málaga y Bilbao bajan considerablemente nuestra tasa nacional.*

Todo ello no quiere decir que estadística se pueda aplicar a la hora de encontrar uno libre tras la cena de Navidad de la empresa o justo ese día en que llueve a cántaros y, por supuesto, hemos olvidado coger el paraguas.

Para facilitarnos las cosas a la hora de movernos en este transporte han aparecido varias aplicaciones interesantes.

La pionera de ellas es myTaxi que cuenta con 2.3 millones de descargas y 18.000 taxis registrados. Está disponible en treinta ciudades alemanas, además de en Barcelona, Madrid, Viena, Zúrich, Varsovia, Washington y Sídney para iOS y Android. Una vez que la aplicación nos ha ubicado vía GPS, con solo pulsar un botón podemos pedir el taxi más cercano y seguir su ruta mientras se acerca en tiempo real. Tendremos además la información del conductor y la evaluación que otros usuarios han hecho sobre él. Podemos solicitar varios taxis a la vez, calcular previamente el coste del servicio o solicitar opciones concretas para el vehículo (híbrido, habilitado para silla de ruedas, etc.). 

GooTaxi opera coordinada con flotas como Radioteléfono Taxi de Madrid o RadioTaxi Central Catalunya y también está en otras ciudades como Toledo, Valencia, Alicante, Jaén, Sevilla o Las Palmas de Gran Canaria.

Diseñada por una empresa barcelonesa, también para iOS y Android, la última en aparecer ha sido JoinUp Taxi que da un paso más allá y no sólo nos ofrece la posibilidad de solicitar un vehículo o reservarlo hasta con una semana de antelación. Su prestación más interesante es la de compartirlo. Sólo tenemos que descargarnos la app y solicitar un servicio indicando el punto de recogida, la fecha, la hora, el número de pasajeros y posible equipaje. Además, debemos escoger entre diferentes puntos de destino predeterminados. La aplicación buscará personas con similar demanda a la nuestra, en un radio de tres manzanas y en una franja de 30 minutos. Si encuentra coincidencias, nos ofrecerá unirnos al trayecto. En caso de no encontrar coincidencias, podremos crear nuestra propia petición y serán los demás los que opten a sumarse a nuestro trayecto. Se sale de un mismo punto, hacia un mismo destino predeterminado y se comparte el importe del trayecto a partes iguales, exceptuando el equipaje y si quince minutos antes de nuestro viaje no hubieran aparecido compañeros con los que compartirlo, nos avisarán para darnos la opción de pedir un taxi individual. Una alternativa práctica, respetuosa con el medio ambiente y que, además, nos permite ahorrar dinero.

*Informe de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).