¿Recuerdan cuando tratábamos de ser los primeros en felicitar el nuevo año, jugándonos la vida con las doce uvas a medio tragar, pero nos encontrábamos que las líneas estaban saturadas? Ya pasaba antes de que los móviles monopolizaran nuestras vidas y, con la irrupción de estos, el problema también se hizo extensivo a ellos. Después nos pasamos a los SMS y, si bien al principio la cosa fue bien, con la proliferación de los mismos y que los proveedores no estaban preparados para tamaño aluvión, algunos llegaban casi para Reyes o se perdían.

El pasado 3 de diciembre se cumplieron 20 años desde que se utilizó por primera vez el Short Message Service. Fue un ingeniero británico llamado Neil Papworth quien envió a su colega Richard Jarvis un sencillo “Feliz Navidad” y un año más tarde, en 1993, Nokia sacó al mercado el primer teléfono que permitía el envío de textos de 160 caracteres. Les parecerá mentira pero, al principio, los usuarios se mostraron bastante reticentes a la utilización de este sistema pero, poco a poco su uso se fue extendiendo hasta que se convirtieron en uno de los modos de comunicación más populares y utilizados de los últimos años. La mejora en los sistemas de escritura, la aparición del texto predictivo y la posibilidad de enviar imágenes (MMS) hizo que de 17.000 millones de SMS enviados en 2001 se pasara a los 352.000 millones del año siguiente*. La bajada de las tarifas y la adopción del sistema entre los sectores más jóvenes elevó la cifra espectacularmente en los años posteriores, además de que estos acuñaron un lenguaje propio de abreviaturas y letras en fuga.

Se calcula que en 2011 se enviaron entre 7 y 10 billones de mensajes, sin embargo esta cifra ha sufrido un claro retroceso en 2012 por la aparición de apps de mensajería gratuitas multiplataforma como WhatsApp (sigue dominando el mercado a pesar de sus agujeros de seguridad y de sus fallos de los últimos meses) Line (con más de 80 millones de usuarios); iMessage exclusiva entre usuarios de iOS; Blackberry Messenger para RIM. No podemos olvidar Skype, Viber o Gtalk que aunque reinan en el terreno de las llamadas de voz gratuitas, también se están haciendo fuertes por sus servicios de mensajes.

Las operadoras de telefonía han visto como su negocio disminuía y, si bien en un principio decidieron lanzar sus apps propias con escaso éxito (TuMe de Movistar o Libon de Orange), ahora han decidido aunar fuerzas en Joyn una aplicación pionera en España a través de la que Movistar, Orange y Vodafone tratan de recuperar usuarios. No lo tienen fácil ya que el servicio no es gratuito en todos los casos y tiene algunas limitaciones de uso que sus desarrolladores tratan de compensar enarbolando la bandera de la mayor privacidad y la seguridad del sistema.

Por SMS, por chat, por twitter, por email, a través de FB, por teléfono (incluso de línea fija) o con una bonita y quizá anticuada postal de cartulina enviada por correo tradicional… ¿Cómo piensan ustedes felicitar el nuevo año?

Nosotros, el equipo de ameu8, lo hacemos desde aquí: Feliz 2013 a todos.

*Datos de Telecoms&Media