El OCR (Optical Character Recognition) o Reconocimiento Óptico de Caracteres es una tecnología que parece reciente, pero no lo es. Surgió a mediados del siglo pasado para ayudar a los sistemas de telegrafía y a las personas ciegas. La revista norteamericana Reader’s Digest fue la primera empresa que, en 1955, utilizó un primitivo sistema OCR comercial para pasar sus informes de ventas mecanografiados a soporte informático.

Desde aquel entonces, la tecnología ha dado pasos de gigante, especialmente en la última década. No hay que irse tan lejos para recordar aquellos escáneres lentos y ruidosos cuyos OCR parecían más intuir y adivinar, con escaso éxito, que reconocer.

Hoy, este sistema destinado a identificar textos a partir de imágenes para que puedan ser almacenados como datos ha experimentado un aumento de uso, especialmente para las empresas que manejan enormes cantidades de documentación escrita y necesitan sistemas rápidos para poder digitalizarla y hacerla manejable. Por ello, a pesar de que todavía no es un proceso infalible, los esfuerzos de los desarrolladores se centran en que pronto lo sea o en que, cada vez, su margen de error sea menor. Su otra línea de trabajo es la de diseñar apps que cumplan esta función con la mayor eficiencia. Hoy, hablamos de algunas de ellas.

ABBY, una de las empresas más destacadas en el desarrollo de OCR, ofrece dos interesantes productos para dispositivos móviles de distintas plataformas. El primero, Mobile Engine OCR, es un potente y eficaz sistema de procesamiento de imágenes y consiguiente reconocimiento de textos. Por su parte, Business Card Reader, es una herramienta específica para escanear tarjetas de visita y que sus datos se introduzcan directamente en nuestro Smartphone o Tablet, algo muy útil en especial para el equipo de fuerza de ventas.

La opción gratuita a la anterior (disponible incluso para BlackBerry) se llama CamCard. Permite capturar tarjetas de visita y guardar los datos en nuestro dispositivo o nuestras agendas de contactos de servicios como Gmail y también podemos exportarlos a Excel. Gracias a su servicio en la nube, nuestros datos siempre estarán a salvo. Resulta curioso que la versión lite sí que incluye la opción en español mientras que la pro, no.

Millones de usuarios ya utilizan CamScanner (en su versión gratuita o pro) y sus opiniones son más que favorables. Esta app permite escanear todo tipo de documentos: facturas, recibos, artículos de revistas o periódicos… Una vez tomada la imagen, la podemos guardar en PDF, editarla, añadir notas, compartirla (por email, fax…) o activar la sincronización para que esté disponible en todos nuestros terminales.

Image to Text es una de las opciones más populares entre los usuarios de iPhone por su fácil manejo y porque, además, es gratuita. No necesita registro alguno y sólo hay que tomar una foto y enviarla por email o guardarla en Evernote para que el texto esté disponible para editar. Su única pega es que únicamente está disponible en inglés.

Disponible para Android e iOS y con soporte para más de 25 idiomas, incluido el español, Mobile OCR es otra buena alternativa sin tener que pasar por caja.