Son tantas tareas las que los profesionales deben realizar cada día que, en la mayoría de los casos, una agenda, por muy buena que sea, se queda corta.

Para ayudarnos en esta locura laboral (y a veces también personal) diaria, disponemos de una app muy adecuada que quizá hasta nos salve la vida en más de una ocasión. Se trata de Omnifocus.

Desarrollada por Omni Group, una compañía radicada en Seattle especializada en la creación de aplicaciones para Mac, iPhone y iPad, Omnifocus es una las apps de gestión de tareas y tiempo más potentes y populares de todas las existentes. De hecho, fue galardonada con el Apple Desing Award a la mejor aplicación de productividad cuando se puso en marcha la iPhone App Store.

Está diseñada para optimizar al máximo nuestro tiempo y entre sus principales funciones se encuentran las siguientes:

  • Organización: Las tareas se pueden clasificar por objetivos, agrupándolas por temas, plazos de vencimiento, tiempo estimado para realizarlas y…
  • Contextos: Con esta opción, las tareas aparecen clasificadas según los lugares adecuados para realizarlas, algo que podemos ver incluso gráficamente en un mapa.
  • Paso a paso: Para proyectos a largo plazo, existe una muy interesante posibilidad y es la de establecer diferentes puntos u objetivos secundarios dentro de una misma tarea.
  • Tareas recurrentes: Destinado a todas aquellas citas u obligaciones que hemos de repetir. Desde la supervisión de un proyecto a la declaración de la renta, un cumpleaños o la visita al dentista.
  • Notas enriquecidas: Podemos incluir a nuestras tareas imágenes, archivos de vídeo o audio, mapas…
  • Búsqueda: Por palabra, fecha de vencimiento, ubicación…
  • Sincronización: Nos permite tener la información actualizada en todos nuestros dispositivos.
  • Alertas: Podemos configurar avisos de vencimiento, por cercanía al lugar… Imaginemos que tenemos pendiente llevar algo a un cliente que está en una dirección determinada. Cuando estemos cerca o tengamos otra tarea en ese entorno, la aplicación, nos alertará.
  • Enfoque: Nos permite darle prioridad a una tarea o grupo de tareas, relegando el resto a un segundo plano para así centrar nuestra atención.
  • Integración: Con otras aplicaciones de tal modo que, a través de un menú contextual o ‘gesto’ predefinido, podemos enviar una tarea a Omnifocus. Por ejemplo, desde nuestro correo electrónico, desde Safari… También podemos utilizar Siri para que guarde nuestras instrucciones en la app.
  • Asistencia en línea: Para resolver dudas y consultas de los usuarios.

La  interfaz es bastante intuitiva, y si bien al principio puede resultar algo compleja por la cantidad de opciones que ofrece, también es cierto que poniéndole un poco de paciencia para configurarla del modo que más se ajuste a nuestras necesidades, estableciendo los gestos y preferencias, enseguida notaremos que nos ayudará a sacar el mayor provecho de nuestro tiempo.

Desde la última actualización está disponible en castellano y la única pega que le vemos es el precio (17,99 euros la versión para iPhone y 35,99 para iPad) pero ¿cuánto vale su tiempo?