La aparición de una nueva tecnología conlleva el florecimiento de empresas que generan recursos y herramientas de desarrollo para facilitar su uso. La web fue un claro ejemplo de ello y la aparición de las aplicaciones móviles no han hecho más que disgregar aún más el reparto de protagonistas.

Ante tal cantidad de lenguajes, frameworks y recursos, se agradecen comparativas como la que recientemente hemos publicado en nuestra página de Facebook, un gráfico interactivo que permite la selección de un framework de desarrollo eligiendo previamente la plataforma a que nos dirigimos, si será una app nativa o web móvil, el lenguaje de programación e incluso el hardware al que va destinado: http://www.markus-falk.com/mobile-frameworks-comparison-chart/

Mobile Framework Comparison

Pero no sólo la elección de lenguaje o framework es una decisión que se debe meditar al desarrollar aplicaciones móviles. En una industria aún incipiente, donde el esperado HTML5 aún no responde a las expectativas que se esperan de él,  las empresas como Ameu8 tenemos que ir más lejos al diseñar las estrategias de movilidad de nuestros clientes.

Por ejemplo, considerar:

  • el cumplimiento de la LOPD con los datos que los usuarios puedan cumplimentar o a los que se pueda acceder con las apps
  • que el tráfico de datos que se consuma no sea un handicap para el usuario
  • la adecuada visualización en cualquiera de los dispositivos móviles que hay en el mercado
  • la  correcta definición de marketing de la app para que su posicionamiento SEO en la App Store o Google Play la haga fácil de encontrar por los usuarios

aplicaciones móviles empresariales
Como decíamos al inicio, decenas de herramientas y servicios aparecen alrededor de esta nueva industria, desde las muy peregrinas que apenas si cumplen su cometido, hasta servicios incipientes que se adelantan un mercado que en breve tendrá una gran demanda.

Caer en la tentación de abaratar costes utilizando alguna de ellas sin el debido asesoramiento puede provocar errores que afecten a su negocio. Si cualquier departamento IT ya es consciente de la necesidad de metodologías y planificaciones para la implantación de sus procesos de negocio en la web, no tiene sentido minusvalorar la creación de aplicaciones móviles que sus clientes y usuarios van a tener, por primera vez en la historia, en la palma de su mano.