Si todavía no las conocen, quédense con las siglas MEAP porque pronto no pararán de verlas. Es el acrónimo de Mobile Enterprise Application Platform (Plataforma de aplicaciones móviles corporativas), un sistema que permite el uso y desarrollo óptimos de apps dentro de la empresa. Y es que, según un estudio realizado por TechNavio, se prevé que el mercado global de las plataformas de aplicaciones móviles corporativas alcanzará los 1,6 billones de dólares en 2014.

MEAP posibilita que diferentes dispositivos (smartphones, tablets…) a través de múltiples redes accedan y puedan utilizar de modo simultaneo las aplicaciones. Se trata de una solución perfecta para aquellas empresas que desean implementar aplicaciones diversas sobre una estructura única versátil que puede adaptarse al tamaño  de la compañía y los cambios que ésta experimente (aumento del número de dispositivos vinculados a la misma) y que además posibilite el acceso tanto online como offline. A ello hay que añadir que la plataforma agiliza y simplifica la utilización de las apps y permite un desarrollo e implementación de nuevas herramientas mucho más sencillo.

Fue en 2008 cuando, por primera vez, se utilizó el término MEAP, en el Magic Quadrant de Gartner. Esta compañía puntera en el análisis de las tendencias de mercado estableció los tres puntos o necesidades que una empresa debe tener en cuenta a la hora de optar por un sistema MEAP.

 

  1. Apoyo a tres o más aplicaciones móviles.
  2. Apoyo a tres o más sistemas operativos móviles.
  3. Integración con al menos tres bases de datos subyacentes.

Si una empresa necesita satisfacer las tres necesidades anteriores, debería plantearse un sistema MEAP que le permitirá un ahorro considerable respecto a otras alternativas además de que le brindará una situación de privilegio en el mercado, concretada en ventajas como las siguientes:

        • Posibilidad de soportar diversos tipos de dispositivos.
        • Seguridad.
        • Facilidad de desarrollo de apps dentro de la plataforma.
        • Manejo sencillo e intuitivo por parte de los usuarios.
        • Accesibilidad en cualquier momento desde cualquier lugar.
        • Integración de bases de datos.
        • Administración centralizada de las apps.
        • Opción de ejecutar directamente en la nube.