En las estrategias de movilidad corporativas, hay dos apartados donde las aplicaciones móviles inciden de modo muy positivo en las relaciones con los clientes (B2C). Uno es poniendo a su alcance determinados procesos de negocio; el otro, creando experiencias que impliquen al usuario con la marca.

La marca de dentífricos Colgate ha echado mano de este segundo apartado, el marketing, para crear una serie de apps que buscan la fijación de su imagen de marca con la salud bucal y la sonrisa como medio de interacción social, sin olvidar alguna sencilla utilidad asociada al uso de sus productos.

Por ejemplo, Colgate Smile Capsule permite crear una bonita presentación con las fotos que tengas en tu dispositivo, añadirles transiciones y música y enviársela a un ser querido para provocar su sonrisa.

Colgate Recharger es, si cabe, aún más sencillo. Se trata de elegir una foto tipo retrato, aplicarle un blanqueador a los dientes en forma de cepillo que mejore la sonrisa captada en la imagen, añadir un texto en un bocadillo, un bonito marco y guardar o enviar la imagen resultante a quién desees. ¿Puede haber un modo más sencillo de hacer entender que el uso de un producto nos mejora?

Entrando en las aplicaciones móviles que Colgate-Palmolive ha creado con utilidades prácticas, encontramos Colgate Dentist Finder y Colgate Confianza Map. La primera ofrece la geolocalización de dentistas de confianza en el lugar donde nos encontremos, incluso mediante realidad aumentada. La segunda, es un sistema de recomendación de lugares de ocio por gente Colgate: lugares donde pasar un buen rato, comer, tomar una copa y entablar una charla o amistad.
En esta orientación encontramos también Colgate Fresh Kisser, una ingeniosa manera de utilizar la realidad aumentada encontrando besos que permiten conocer gente soltera afín a tu perfil.

Como ya hemos comentado, las aplicaciones móviles abren un campo tan amplio y sencillo para las acciones de marketing con marcas y empresas que no puede existir una excusa de costes para afrontarlas. Colgate es un buen ejemplo.