Tiempo atrás ya hablamos en el blog de dos alternativas contrapuestas BYOD (Bring your own device) y COPE (Corporated owned, personally enabled). Dos estrategias diferentes que implican que los empleados utilicen sus dispositivos electrónicos personales para tareas profesionales o, por el contrario, que sean las empresas las que faciliten estos equipos para que puedan ser usados en el ámbito personal.

Bizzcall

En la primera de las opciones, BYOD, trabaja Bizzcall, una empresa española especializada en la implementación y mantenimiento de programas que facilitan esta política. El 40% de las compañías norteamericanas apuestan por ella y, según los análisis de Gartner, esta tendencia parece que se impondrá en un futuro no muy lejano debido al aumento de productividad así como el ahorro de recursos corporativos que supone.

Para ello han diseñado una aplicación con el mismo nombre que posibilita que las compañías compensen a los miembros de su equipo por el uso que hacen de sus dispositivos móviles, ya sea en llamadas o en consumo de datos, con fines profesionales. Así, la empresa suprime total o parcialmente sus terminales corporativos

Bizzcall

Bizzcall es muy sencilla de utilizar y en tan sólo 30 días puede estar operativa al cien por cien. Cuenta con una consola Bizzcall manager a través de la que se controla el gasto (incluso fijando máximos), el uso de los dispositivos, el detalle de las llamadas… Los empleados, por su parte, tienen a su disposición un portal en el que pueden gestionar sus dispositivos, darlos de alta o baja, realizar consultas y peticiones, revisar las condiciones legales del servicio… Además, la herramienta permite configurar un servicio de correo corporativo que garantiza la seguridad y control, además de dar la posibilidad de bloquear los dispositivos o borrarlos remotamente.

BizzcallLa aplicación está disponible para iOS y Android y su descarga es gratuita, si bien la empresa habrá de pagar un dólar por mes y empleado para utilizar todas las opciones del servicio. El empleado sólo tendrá que descargarse la app y configurar la agenda de la misma con los teléfonos personales y profesionales, de tal modo que, cada vez que haga una llamada, la aplicación registrará automáticamente si se trata de una llamada privada o profesional recopilando los minutos utilizados para que posteriormente sean liquidados por la compañía. En caso de que éste disponga de tarifa plana, se puede optar por el pago de un porcentaje de la misma. También cuenta con la opción de mantener el número oculto para las llamadas profesionales.

Así, el empleado ya no tendrá que llevar dos móviles en el bolsillo y la empresa no tendrá que ocuparse de los terminales ni de la gestión de las líneas correspondientes.

Ya son varios los casos de éxito en diferentes sectores (belleza, inmobiliario, farmacéutico…) que han logrado con esta herramienta.