Las clases universitarias acaban de dar comienzo y hace un mes escaso que estudiantes y profesores de enseñanzas medias iniciaron el curso académico en España. Con las mismas aulas, las mismas instalaciones y similares contenidos lectivos pero con una diferencia fundamental: los nuevos soportes. Cada año es más evidente la proliferación de dispositivos electrónicos en el aula y las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) se están convirtiendo en una herramienta imprescindible en el ámbito académico para profesores, alumnos y también para padres.

Diversas instituciones están apostando fuerte por esta tendencia. El año pasado se puso en marcha el proyecto FUN (Foro de Universidades en la Nube) al que se adhirieron 13 centros españoles. A través de un acuerdo con Google, ofrece herramientas personalizables accesibles a través de internet y de dispositivos móviles para que alumnos, profesores y personal administrativo puedan trabajar, aprender y colaborar de un modo más efectivo. Entre ellas se encuentra la Universidad Alfonso X el Sabio que es pionera en este campo y cuenta con una aplicación gratuita llamada MyUax, un campus virtual para profesores y alumnos.  Los miembros de la comunidad universitaria que así lo deseen pueden disponer de una cuenta de gmail con dominio @myuax.com que cuenta con los servicios básicos como Calendar, GDocs o GTalk pero también pueden utilizar sus Apps propias que permiten consultar horarios de clases, trabajos realizados, notas, enviar documentos, crear grupos de estudiantes, etc. Estas aplicaciones están sincronizadas con los portales docentes y los diferentes servicios online como los dedicados a las distintas asignaturas. Los profesores pueden enviar notificaciones a sus alumnos (individualmente o por grupos) o pasar lista entre otras funciones. En definitiva, una alternativa perfecta para llevar toda la carrera en el bolsillo.

Es la más antigua de España pero no por ello la Universidad de Salamanca da la espalda a la modernidad ya que su vetusta biblioteca dispone de una aplicación gratuita que permite consultar el catálogo y hacer reservas entre otras funcionalidades. La Universidad de Cambridge, este verano lanzó varias aplicaciones para sus exámenes de ESOL (English for Speakers of Other Languages) como el Cambridge English First, el Advanced o el Preliminary, más conocido como PET. El objetivo de las mismas es entrenar para mejorar las habilidades necesarias para superar estos exámenes e incluyen un sistema de medición de resultados que permite valorar la evolución del usuario, consejos, glosarios…

En los colegios, el grupo editorial Santillana ha sido el primero en apostar por la creación y distribución de contenidos digitales en castellano para dispositivos móviles y ya cuenta con cuarenta y dos aplicaciones para los más pequeños de la casa y para aprender con ellos en familia.

Una de las últimas iniciativas es la de la Fundación Amancio Ortega que ha puesto en marcha la Plataforma Proyecta enfocada, en principio, a centros escolares gallegos con el objetivo de fomentar la innovación educativa. Aquí se pueden encontrar herramientas para crear recursos educativos y, para premiar a los mejores proyectos didácticos, han convocado un concurso de vídeos.

Según el blog EduApps existen más de 28.000 aplicaciones educativas que se renuevan y aumentan por momentos y sus creadores han hecho estupendo un trabajo de recopilación y selección de las mismas. Desde tomar apuntes con Remarks, a organizar el día a día estudiantil con inClass, guardar notas rápidas con Evernote, pasando por consultar la wikipedia con Wikipanion, crear tarjetas para estudio con StudyDroid, o enviar deberes a través de WhatsApp hasta crear exámenes de respuestas múltiples con iResponse, por poner sólo algunos ejemplos, las aplicaciones móviles abren un inmenso campo de posibilidades dentro del aula.