Creación de aplicaciones móviles es el primer curso gratuito con el que la UNED ha inaugurado su recién estrenada plataforma online, una muestra más de la creciente relevancia que están adquiriendo la utilización y el desarrollo de las aplicaciones móviles. Más allá de este ‘do it yourself’ que no está tan al alcance de todo el mundo, existen aplicaciones que requieren recursos y esfuerzos específicos para ser puestas en marcha: las aplicaciones corporativas.

Guillermo López Acón, gerente de ameu8, nos ha respondido a algunas preguntas que nos ayudarán a movernos con mayor conocimiento en la, a veces, misteriosa selva de las Apps destinadas a las empresas.

¿Qué es exactamente una aplicación móvil corporativa? Son programas que se ejecutan en terminales móviles o tabletas y que buscan mejorar los resultados de una compañía concreta. Principalmente lo que buscan es aumentar la eficiencia de los procesos internos disminuyendo así los costes, o incrementar los ingresos captando nuevos clientes, fidelizando a los existentes o facilitando la adquisición de sus productos o servicios.

¿Qué tipo de compañía requiere estas aplicaciones? Cualquier empresa es susceptible de requerirlas, ya que necesitan inversiones acotadas con un buen retorno de inversión. Mientras que el sector industrial ha contado, desde hace muchos años, con soluciones móviles para diferentes procesos y se encuentra en un período de actualización, son el sector energético y, principalmente, el de banca los que están liderando la adaptación de esta tecnología.

¿Qué aplicaciones son las más solicitadas? Suelen ser las que tienen como objetivo a la captación y fidelización de clientes y, dentro del segmento de aplicaciones para los empleados, la más predominante es, sin duda, la destinada a fuerza de ventas.

¿Cómo se determina qué aplicación necesita una empresa? Éste es un proceso complejo en el que intervienen numerosos factores. Las necesidades detectadas por negocio y su encaje con el contexto móvil son muy importantes pero no las únicas. Nivel de madurez tecnológica de la empresa, retorno de inversión, estrategia global de la compañía, acciones de competidores… Todas deben ser tenidas en cuentas a la hora de priorizar las aplicaciones que deben realizarse.

Respecto al desarrollo, ¿cuáles son los pasos a seguir para crear la aplicación? El proceso a seguir es bastante similar al de cualquier otra aplicación informática, pero es importante destacar algunas diferencias. El lenguaje en el que se debe desarrollar no siempre se encuentra determinado por la compañía, y el diseño gráfico y la usabilidad son factores fundamentales.

¿Es importante la seguridad? La seguridad siempre es importante, no sólo en la movilidad pero en este contexto encontramos ciertas particularidades que deben estar muy presentes a la hora de diseñar la aplicación. Se trata de un tema que requeriría una exposición más amplia pero destacaré un par de aspectos. En primer lugar es mucho más fácil extraviar un móvil que un portátil, pero la información que contienen cada vez tiene un valor más parecido por lo que se debe proteger con mayor cuidado. Por otro lado, las comunicaciones se realizan en muchas ocasiones por redes WiFi, que pueden incluso no ser corporativas. Estos canales son mucho más fáciles de comprometer y, muchas veces, no sabemos qué medidas de seguridad tienen, por lo que es indispensable proteger la información intercambiada en todo momento.

¿De qué modo puede beneficiar a un negocio disponer de una aplicación corporativa móvil? ¿Es una buena alternativa en tiempos de crisis? Bien aumentando la productividad, lo cual disminuye costes de producción, o bien aumentando y reteniendo la cartera de clientes. Dentro del primer caso podríamos encontrar aplicaciones que irían desde fuerza de ventas, gestión logística de almacenes y cuadros de mandos. En el segundo escenario encontraríamos las aplicaciones de banca móvil o las que permiten comprar sus productos desde el móvil como en el caso de Zara, por ejemplo. Cualquier inversión que se recupera en un breve período de tiempo es recomendable en tiempos de crisis. En este aspecto las soluciones móviles suelen tener unas inversiones inferiores a las habituales de los Sistemas de Información, por lo que están siendo muy frecuentes en estos tiempos. Eso sí, nunca se deben movilizar procesos por el simple hecho de movilizar. Siempre hay que tener claro los objetivos que se quieren lograr al crear una aplicación móvil.

¿Es algo exclusivo para grandes empresas o también se pueden beneficiar PYMES y autónomos? No es exclusivo de grandes empresas, pero es verdad que la capacidad de inversión que tienen es mucho mayor. Mientras que una gran empresa puede rentabilizar una aplicación móvil con un uso correcto del 1% de sus empleados o clientes, en empresas más pequeñas se necesitan cubrir las necesidades de un porcentaje mucho mayor.

¿Cuál es la aplicación corporativa más curiosa que habéis visto u os han solicitado? Probablemente la aplicación que más nos ha impactado es una destinada a la enseñanza en aulas. El objetivo era disponer de una aplicación que permitiese acceder a los contenidos digitales organizados por criterios pedagógicos, y otras acciones académicas relevantes como consultar notas de tareas o el tablón de anuncios de la escuela. Lo impactante es saber que la aplicación se está usando actualmente con más de 150.000 alumnos, que serán el doble dentro de unos pocos meses ¿No es increíble lo rápido que está cambiando el mundo que conocemos?